PRP FACIAL

¿QUE ES LA BIOESTIMULACIÓN FACIAL CON PLASMA RICO EN PLAQUETAS?

La bioestimulación facial con plasma rico en plaquetas o PRP, es un tratamiento médico-estético que estimula la regeneración de colágeno y la elastina perdidos con el paso de los años y ayuda a combatir la flacidez, el envejecimiento prematuro del rostro, cuello, escote y manos define el marco facial, suaviza las cicatrices, ojeras, estrías, flacidez, revitaliza la zona capilar, entre otros.

 

¿CÓMO SE REALIZA?

El PRP se obtiene mediante centrifugación del tubo de tracción de la sangre propia del paciente. Una vez centrifugada, se obtiene un precipitado de plaquetas a la que se añade un compuesto denominado cloruro clásico que romperá esas plaquetas y liberará los FACTORES DE CRECIMIENTO. Además, añadimos vitaminas, ácido hialurónico, y otras sustancias al producto para sumarle hidratación a sus efectos regeneradores y revitalizantes.

Una vez obtenidas se administran al paciente como mesoterapia o microinyecciones intradérmicas, produciendo una activación del fibroblasto y estimulando la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico.

Una de las ventajas de la bioestimulación facial con plasma rico en plaquetas es que, al ser una sustancia biológica fabricada por nuestro organismo, no crea reacción inmunológica de cuerpo extraño y no conlleva riesgo de reacción alérgica.

Es un derivado de la sangre, exclusivo para cada paciente que estimula la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico, lo que se traduce en una piel más tersa, luminosa y de mayor calidad.

 

¿QUE RESULTADOS SE OBTIENEN?

• Se consigue una piel más tersa y joven.

• Se combate la flacidez.

• Se disminuyen las arrugas y desaparecen los pequeños surcos.

• Se aumenta la elasticidad de la piel.

• Se consigue firmeza en la dermis.

• Se consigue una piel más hidratada.

• Se mejora el aspecto de los poros abiertos.

• Se mejoran las cicatrices, queloides y estrías en la piel.

• Desaparece el enrojecimiento facial.

Los resultados se suelen observar a la semana y alcanzan su máximo a los 20-30 días, notándose un efecto de mayor tersura, elasticidad y luminosidad. Se recomienda hacer un ciclo de tres sesiones por año con un intervalo de 30 días entre cada una, puede utilizarse solo o combinado con otros tratamientos, dependiendo de las necesidades de cada paciente. El procedimiento dura aproximadamente una hora y la aplicación es rápida.